Hablemos de… Wild Arms: 2nd Ignition (1999)

Entre la montaña de RPG que recibió la primer PlayStation está la secuela de Wild Arms, uno de los primeros éxitos de la consola del que ya hablé. Es también la entrega de esta saga más denostada por la opinión mayoritaria, criticas que tienen su razón de ser; pero al mismo tiempo el juego en su conjunto no se merece.

Lo que debe decirse antes que nada sobre esta parte es que presenta una enorme cantidad de cambios en la forma de explorar y las batallas aleatorias. En primer lugar, no se ve a simple vista ninguna de las ubicaciones interactivas al caminar por el mapamundi sino que habrá que usar el comando escanear el área más cercana al personaje para descubrirlas, esto hace que lleve más tiempo encontrar los pueblos y mazmorras, pero añade la sensación de explorar realmente un territorio desconocido en donde será importante las orientaciones geográficas que los personajes secundarios nos dan.
La exploración de las mazmorras también ha ganado complejidad al dar el salto a los gráficos 3D, creando escenarios donde habrá que usar la cámara para examinar bien las habitaciones y no pasar por alto ningún interruptor, puerta o cofre. Se sigue apostando por la fórmula de introducir rompecabezas que resolver empleando las habilidades únicas de cada personaje, pero ahora su uso tendrá un mayor protagonismo. Una gran mejora en los puzzles es que no hay enigmas ridículos que no se puedan resolver sin recurrir a una guía como me pasó en la anterior entrega, algunos pueden resultar complicados; pero todos tienen una lógica razonable.

Todo el apartado de exploración se ha visto mejorado gracias a la posibilidad de cancelar los combates aleatorios, al explorar aparecerá un signo de exclamación sobre el personaje y pulsando un botón se evitará la lucha. Esto es muy útil cuando se está investigando un rompecabezas para no perder el hilo de lo que estamos haciendo. Sin embargo a veces, muy pocas, aparecerá el signo en un bocadillo rojo que implica que la pelea es obligatoria.

En Wild Arms 2 se mantienen los comando básicos de batalla (ataque básico, defender, huir, usar objeto, etc); pero tiene cambios en su sistema que lo amplían y hacen más interesante. Se han cambiado los puntos de magia por puntos de fuerza, empezaremos todos los combates con cero de estos puntos y se irán ganando a medida que pasen los turnos o que un personaje sea atacado. Con estos puntos los personajes podrán usar ataques únicos de su profesión así como otros ataques especiales. Por otro lado, al igual que en el primero, algunos personajes pueden usar armas tecnológicas avanzadas que vamos encontrando en la historia y que requieren recargar munición en los pueblos y donde también podrán mejorarse. Este último apartado ha cambiado, seguimos pudiendo elegir que atributo incrementar, pero el número de mejoras que podemos aplicar a cada arma es limitado; esto se traduce en que si, por ejemplo, decidimos que un arma haga mucho daño, tendrá una precisión o un cargador menor.

También la progresión de los personajes ha mejorado, se sigue subiendo los atributos ganando niveles mediante la consecución de experiencia en combates, pero ahora cada nivel otorga un punto que se puede gastar en una tienda eligiendo que aspectos del personaje mejorar, por ejemplo haciendo que sean más resistentes a ciertos estados negativos o que tengan un mejor ataque o defensa.

Wild Arms 2 tiene una historia con un inicio interesante e incluso más complejo que el primero, comienza dejando al jugador elegir en que orden resolver los escenarios de presentación de tres personajes que son: Ashley, un joven cadete militar que empuña un fusil con bayoneta; Brad, el héroe de una guerra anterior encarcelado y Lilka, una hechicera novata que trata de igualar las habilidades mágicas de su hermana. Más adelante se añadirán al grupo otros dos personajes principales y de forma opcional podemos reclutar uno más. En el transcurso de la aventura, los tres se unirán a la organización militar ARMS, dirigida por Irving Valeria, para combatir a la organización terrorista conocida como Odessa.

El problema de esta trama es que se toma con mucha calma el desarrollo de los acontecimientos y en todo este tiempo no se le aporta al jugador nada que le motive a continuar, puede decirse que dos tercios de la trama consisten en el mismo concepto: Irving nos da una misión contra Odessa, vamos al lugar y la cumplimos, regresamos a junto Irving por una nueva misión y así demasiadas veces. Esto no tendría nada malo si entre misiones se profundizase más sobre los personajes o sobre Odessa y sus integrantes. El jugador se va a encontrar luchando durante cerca de veinte horas contra unos terroristas de lo que apenas se desvela nada que mantenga el misterio o interés por continuar.

Pese a ello, la historia toca temas muy interesantes y la poca información que aportan sobre Odessa y los antagonistas dejan al jugador la posibilidad de reflexionar sobre si son realmente malvados. Esta ambigüedad moral de ciertos enemigos ya fue un elemento mostrado en el primer juego. Otro tema, muy interesante y actual, presente en el juego es como el terrorismo no conoce de fronteras, en el juego ARMS se convierte en una fuerza militar independiente que solicita autorización para moverse libremente entre reinos y combatir la amenaza. El dilema sobre las armas de destrucción masiva como elemento disuasorio y garantía de la paz mundial también es tratado. Pero el principal tema, siempre presente, será el concepto de heroísmo y qué es lo que hace que alguien sea realmente un héroe. Muchos de estos temas ya se trataron en el primero; pero tienen aquí una mayor presencia.

Al hecho de que la historia se desarrolle de forma lenta se añade el problema de que la traducción al inglés para el mercado norteamericano (en Europa no salió) fue muy mal adaptada, haciendo que se perdieran montones de matices e interpretaciones y volviendo incomprensible muchos razonamientos con fondo religioso o filosófico. Algo parecido sucedió con la traducción al castellano del primero como ya comenté; es curioso como dos entregas de una misma saga y con una calidad notable pueden terminar pasando desapercibidas o incluso recibidas negativamente por una pobre traducción.

Pese a todo Wild Arms 2 es entretenido, sus mazmorras son, casi siempre, divertidas y su sistema de combate es fácil de aprender. Hay juegos de rol mejores para PSX sí, pero este sigue estando a un buen nivel.

Enlaces de interés:
-Traducción al español por parte de Gadesx.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial