Hablemos de… Sweet Home (1989)

Me encanta el género de terror y me considero un afortunado por haber vivido lo que fue su nacimiento y asentamiento como género en este mundillo. Testigo de esa etapa que, en mi opinión, empieza con el éxito de Resident Evil en 1996 y termina con la salida de Forbidden Siren en 2003. Si bien es cierto que hubo otros pioneros que intentaron llevar el terror a nuestras consolas como el que titula esta entrada.

Sweet Home fue lanzado en 1989 para NES por Capcom, coincidiendo en fecha con la película homónima. De hecho, ambos productos comparten un mismo tráiler de lanzamiento. Su historia narra cómo un grupo de reporteros se adentra en la mansión abandonada de Mamiya Ichirou para rodar un documental. Pronto descubrirán que están atrapados sin oportunidad de escapar, pues la mansión está maldecida por el espíritu de Mamiya y desde entonces la habitan otras criaturas espeluznantes (uhhhhh…).

Las limitaciones técnicas del momento no permiten mostrar grandes y angustiosas escenas de terror, por lo que el juego está diseñado como un RPG de exploración con gráficos 2D, mientras investigamos las distintas habitaciones de la mansión, para resolver puzzles o desactivar trampas, la vista será aérea y cambiará a primera persona en los momentos de combate, que surgirán aleatoriamente y cuyo desarrollo será por turnos.

Hasta aquí, Sweet Home no pasaría de ser un RPG más de su época; pero lo cierto es que Capcom puso bastante atención al detalle para diferenciar su juego. Muchos de los enemigos tienen un diseño que buscaba asustar al jugador, como por ejemplo con esqueletos de los que cuelgan restos de carne putrefacta y ropa hecha jirones o zombis a los que les falta un ojo. El propio diseño de la mansión también es muy lúgubre: encontraremos habitaciones con sangre, ataúdes infantiles, cadáveres, etc. También las melodías elegidas ayudan a lograr el objetivo de crear un ambiente de desasosiego, siendo algunas calmadas y otras más intensas, sin abandonar nunca su cariz terrorífico.

Su jugabilidad y mecánicas tampoco se quedan atrás. Están diseñadas para generar tensión en el jugador, con elementos bastante novedosos para entonces que contribuyen a intensificar ese aura inquietante que caracteriza el juego, sin convertir el terror como tal en un mero elemento más del escenario relegado a mera comparsa. Nuestro grupo de reporteros está formado por cinco personas que podemos desplazar de forma independiente, ya sea en dos grupos o todos juntos. Cada uno cuenta con unas habilidades, conocimientos y un objeto propios. Esto enriquece la variedad de trampas y puzzles que deberemos resolver, ya sea dividiendo al grupo o empleando al personaje adecuado para ello.

Sin embargo, la mecánica que mejor funciona en Sweet Home como juego de terror es la muerte inatacable de nuestros personajes: si uno de ellos agota su vida en un combate o cae en una trampa mortal, no podremos revivirlo y, por supuesto, perderemos la posibilidad de usar sus habilidades únicas. Esto permite que el juego tenga varios finales distintos según el número de supervivientes con el que terminemos el juego.

No puedo terminar sin recomendar Sweet Home a cualquier amante del terror o de los RPG, puesto que es una experiencia única incluso treinta años después. Que no os asuste que sea RPG, ya que su duración no supera las diez horas.

Datos de interés:
-Su lanzamiento fue exclusivo de Japón, pero en la actualidad tiene traducción al inglés y español.

-Existe diversas teorías de que el primer juego de Resident Evil es un remake de este, es cierto que ambos juegos tienen elementos muy parecidos; pero no he encontrado ninguna fuente oficial que confirme esto.

2 Comentarios en “Hablemos de… Sweet Home (1989)

  1. Gracias por esta entrada y por animarnos a jugar, a pesar de que RPG y NES pueda parecer una combinación muy peligrosa. El dato de las 10 horas es un alivio y seguro que animará a más de uno a empezarlo.

    No lo conozco a fondo porque no lo he terminado, tan solo lo he probado, y debo decir que el control puede hacerse un pelín tosco y confuso al principio, pero, en el fondo, no es difícil. Es solo el típico escalón de entrada que necesitan muchos juegos de aprender a jugar y mecánicas básicas. No os dejéis arrastrar por tal primera impresión, dadle cancha. Jugad, simplemente jugad sin pensar en otras mecánicas ni en nada. Es un histórico y vale la pena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
Facebook
Twitter