Hablemos de… Patrician IV (2010)

Es bastante probable que la saga Patrician esté entre las más conocidas y que hayan transcurrido años desde el último juego no ha ayudado a que sangre joven la conozca. Lo mejor será comenzar contestando sutilmente a ¿Qué es Patrician?

Una saga creada por Ascaron, desarrolladora que cerró en 2009 como consecuencia de la piratería, desde entonces Kalypso Media tomó el testigo y sacó Patrician IV del que os vengo a hablar. La saga echó a rodar en 1992, pero fue en el 2003 con Patrician III cuando alcanzó su mayor popularidad, pese a la fama alcanzada las cuentas no salían para Ascaron por la alta piratería, motivo por el que hubo que esperar siete años a esta última entrega. Todos los juegos de Patrician nos coloca a finales del siglo XIV en la Europa nórdica, en donde como comerciante sin importancia lucharemos por mejorar nuestro estatus social acumulando riqueza y fama para ascender hasta ocupar el cargo de gobernador de la Liga Hanseática.

Patrician IV es fiel al espíritu de la saga, volvemos a ser un mercader con ansias de medrar por lo que con unos pocos ahorros y un barco comenzaremos a comerciar desde abajo para terminar creando nuestro propio imperio comercial. Para ello tenemos que comprar barato en un lugar para venderlo caro en otra ciudad. A medida que nuestra riqueza crezca podremos adquirir nuevos barcos, construir nuestras fábricas, etcétera. Todo esto gestionado correctamente hará que nuestra popularidad y ganancias aumenten, y con ello el ascenso social que nos abrirá nuevas posibilidades, como presentarnos a alcalde o, incluso, gobernador. Evidentemente si somos elegidos para un cargo publico tendremos nuevas posibilidades, pero también nuevas obligaciones que cumplir.

Existe otro camino para “prosperar” en los difíciles tiempos del medievo, también podemos dedicarnos a ser unos piratas interceptando navíos para saquearlos, vendiendo a coste cero sus mercancías y barcos. La mayor emoción de ser pirata está en los combates que cumplen su cometido, pero para quien busque un simulador de batallas navales realista este no es su juego.

El apartado técnico ha avanzado a entornos en tres dimensiones ricos en detalles y bonitos. Aunque yo soy de los que en estos juegos gusta más con gráficos 2D. Aclarar que estos son mis gustos y no una crítica negativa. Entre las mejoras resaltar que las rutas automáticas ahora son mucho más fáciles de configurar, permitiendo incluso que todos los intercambios comerciales se realicen automáticamente.

En el apartado negativo decir que da la sensación de ser un Patrician III con mejoras, no trae novedades de peso ni en la forma de jugar ni en su planteamiento con respecto a la anterior entrega. Es una pena que no incorpore más novedades en forma de contenido para los que ya exprimimos la saga, porque en unas tardes ya casi me he convertido en alcalde sólo con mi experiencia pasada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial