Hablemos de… Monster Rancher 2 (1999)

Hace dos días hablé del primer juego de esta saga y ya os adelantaba que pronto publicaría sobre esta segunda entrega. Recomiendo la lectura del primero ya que en esta ocasión seré más breve para no repetir cosas que ambos tienen en común.

A diferencia del original, Monster Rancher 2 apareció cuando la locura de los Tamagotchi había terminado, pese a ello el nuevo lanzamiento buscaba mostrar que la crianza de monstruos tenía potencial para enganchar a los jugadores. La idea principal apenas cambia, seguimos pudiendo usar el lector de CD para crear nuestras mascotas o optar por unas predefinidas, tras tener una en nuestro poder la tenemos que alimentar y entrenar para, de nuevo, luchar en torneos; primero de rango bajo e ir progresando sus atributos hasta poder competir en torneos de máxima categoría. También de nuevo, toda esta tarea tendrá poca jugabilidad limitándose casi siempre a su elección en simples menús y ver el resultado en las estadísticas.

Un añadido que lo hace mejor como secuela es que en esta ocasión hablaremos con personajes algo más interesantes. Otras diferencias con el primer juego serán el cambio de las animaciones 2D cuando se entrenaba por escenas más completas en 3D. Además, las mascotas tienen moral, estilo de lucha propio, un peso ideal, gustos específicos o estrés; todo esto en conjunto hace que la crianza sea más compleja. Hay también mejoras visuales, por ejemplo con un mayor variedad de animaciones del monstruo que se comportará diferente según como sea tratado; respirando cansado después de una batalla o alegre después de un buen descanso, etcétera. También el apartado sonoro ha mejorado con un mayor y mejor repertorio.

 

Monster Rancher 2 como secuela mejora y amplía el concepto del original, a quien le haya gustado el primero encontrará aquí la misma diversión, pero con mucho contenido nuevo. Sin embargo, todos los aspectos negativos que comentaba del primero siguen estando presentes, puede que sean algo más llevaderos; pero la historia sigue sin ser atractiva y el combate puede terminar aburriendo. De nuevo, su mayor interés sería probar que monstruos se generan con nuestra colección de discos.

No quiero terminar esta entrada con la sensación de que no recomiendo la saga, pero sí señalar que hay que tener muy claro lo que se va a comprar para no quedar defraudado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
Facebook
Twitter