Hablemos de… Konami Arcade Classics (2007)

En 2007 Konami sacó para Nintendo DS el Konami Arcade Classics con quince de sus juegos míticos, en 1999 ya había sacado también un recopilatorio para la primera PlayStation, pero con diez juegos entre los cuales no estaban dos de los mejores: Contra y Track & Field. Tras jugar la versión europea de este cartucho voy a comentar un poco cada uno, las valoraciones se basan en comparar los juegos entre sí y no con productos actuales.

Para muchos, entre los que me incluyo, los nombres de Gradius, Circus Charlie, TwinBee o los dos que mencioné en el párrafo anterior les traerán recuerdos de juventud y recordarán tardes en los recreativos aprendiendo sus primeras palabras en ingles: INSERT COIN. Otros recordamos a estos clásicos por su aparición en NES sin necesidad de monedas para jugar.

Los juegos

Scramble (1981) 
Controlamos una nave con la que tenemos que derrotar a nuestros enemigos mediante el uso de proyectiles en fases con desplazamiento horizontal. Obtenemos bonus acertando a diversos objetos, pero es bastante difícil apuntar y evadir los ataques. Por esta dificultad, porque se vuelve repetitivo y porque tiene como adversario al grandioso Gradius es un título para hacer bulto dentro del cartucho.

 


Tutankham (1982)
Al igual que en los tiempos actuales, en el siglo XX había juegos aburridos, algunos por ser novedad en una época sin demasiadas opciones triunfaron; pero con la visión de los años comprobamos que eran realmente pésimos. En Tutankham somos un arqueólogo en busca de tesoros en la tumba del faraón, para ello tenemos que evadir enemigos y superar sus laberintos. Sólo podremos disparar en horizontal, lo cual limita mucho al juego.

 


Pooyan (1982)
Controlamos a una mamá cerda que hará frente a una manada de lobos que quieren ingerir a sus queridos retoños, usando un arco y flechas deberemos pinchar los globos que usan para descender desde un barranco a nuestro hogar. En la segunda fase, el desarrollo es el mismo, solo que los lobos usan los globos para subir y desde lo alto tirarnos un canto rodado.

 

Time Pilot (1982)
Un mata-marcianos que nos pone en la piel de un piloto futurista que tiene que viajar a diversas épocas del tiempo para rescatar a compatriotas que quedaron atrapados. Visitaremos los siguientes años: 1910, 1940, 1970, 1982 y 2001. En cada año los enemigos cambian y van desde simples aviones primitivos a OVNIS.

 


Roc’n Rope (1983)
Tenemos que escalar en busca de un pájaro dorado usando una cuerda que lanzamos diagonalmente, mientras esquivamos ataques de cavernícolas y dinosaurios. Es aburrido y además de ser difícil tiene un control que no ayuda.

 


International Track&Field (1983)
Pionero de los simuladores de deportes olímpicos donde competiremos en seis pruebas: 100 metros lisos, salto de longitud, lanzamiento de jabalina, 110 metros obstáculos, lanzamiento de martillo y  salto de altura. Cada prueba es más divertida que la anterior ofreciendo un buen rato de entretenimiento. Como curiosidad el récord del mundo de los 100 metros en este juego está en 9.95 segundos, muy lejos de la actual marca. Ofrece además un modo multijugador que permite piques haciéndolo mucho más divertido.

 


Circus Charlie (1984)
En mi niñez pasé horas intentando terminarme este plataformas de actuaciones de circo sin conseguirlo. Entre las pruebas tenemos la de avanzar con un león esquivando aros en llamas, saltos acrobáticos o demostrar nuestras habilidades como trapecistas.

 


Super Basketball (1984)
Los simuladores de deportes de equipo en los años 80 para mi nunca han destacado. Las limitaciones de las máquinas hacían complejo programar un juego que moviese a diez o más jugadores al mismo tiempo. La mayor rareza del juego consiste en que siempre sacamos nosotros, si el contrario nos roba el balón automáticamente sumará dos puntos y volveremos a empezar.

 


Road Fighter (1984)
No conozco muchos juegos de velocidad de está década, pero me aventuro a decir que este es de los mejores. Desde una perspectiva aérea deberemos avanzar a máxima velocidad adelantando a los demás vehículos, esquivando obstáculos como charcos de aceite y recogiendo combustible para llegar a la meta. Como curiosidad si durante un buen rato hacemos una carrera sin accidentes aparecerá Konami Man volando, personaje que se suele confundir con Superman.

 


Yie-Ar KUNG-FU (1985)
Yie-Ar es un luchador de Kung-Fu que fue enseñado por su padre y que intenta ganar un torneo de artes marciales usando sus dieciséis ataques diferentes. Se le considera un juego que sentó las bases de los juegos de lucha cuya popularidad eclosionó con Street Fighter. A quien le guste el género, le resultará entretenido y a diferencia de otros de la misma época su acción es fluida y rápida.

 


TwinBee (1985)
Mata-marcianos con fases de desplazamiento vertical. Pilotamos una nave con la que podemos disparar para eliminar a los enemigos que cruzan la pantalla, también podemos disparar hacia tierra firme a otros objetivos. En el modo de dos jugadores se añade otro ataque que consiste en la unión de ambas naves. También podemos conseguir bonus representados por campanas a las que podemos disparar para que cambien de color proporcionándonos un habilidad distinta como velocidad, inmunidad, etc.

 


Kicker (1985)
Un nuevo aporte que considero aburrido. En fases de pantalla estática manejamos a un luchador con el que vencer a un número de oponentes que irá en aumento a medida que cambiemos de fase. Al principio gusta,  pero termina cansando por volverse reiterativo. A su favor tengo que decir que la melodía es pegadiza y llega a enganchar.

 


Gradius (1985)
Pueden sacar mil shooters y ninguno logrará sorprenderme como lo hizo en su momento este de niño, en aquel momento era perfecto: buenos gráficos, melodías pegadizas o diversidad de poderes. A día de hoy sigue divirtiéndome y sigue siendo uno de mis preferidos.

 


Rush’n attack (1985)
Somos un soldado armado con un cuchillo para enfrentar a todo un ejercito, la acción se desarrolla en niveles de desplazamiento horizontal. No es tan malo como Kicker, Super Basketball o Tutankham, pero es otro de los menos entretenidos. Su peor error es que tiene una dificultad elevada que hace que el jugador sea derrotado mucho antes de conectar y atrapar su atención.

 


Contra (1987)
Si un juego de este recopilatorio puede llevarse un diez ese es el fantástico Contra ¿Qué se puede decir de él que no se haya dicho ya? Pues palabras sueltas: Acción, disparos, explosiones, enemigos, etc.

 


Para terminar, en este cartucho Konami ha incluido extras como la opción de escuchar las melodías de los juegos, además de otras que fueron descartadas en su momento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial