Hablemos de… Donkey Kong (1981)

Pongámonos nostálgicos y hablemos de uno de los clásicos de los videojuegos con más años a su espalda. Donkey Kong es un arcade de Nintendo de 1981 que cambió el mundo de la industria, en apenas un año las ventas de las máquinas recreativas ya habían movido 140 millones de euros. Fue el primer juego de plataformas en cosechar fama internacional y entre otros muchos logros fue el primer videojuego con una historia.

Esta consistía en que la mascota de Jumpman, el gorila que da nombre al título, se escapa secuestrando a la novia del primero, llamada Pauline. Comenzando así la aventura por rescatarla. Es una historia muy simple y sin apenas narración, siendo la película King Kong una clara fuente de inspiración.

Su mecánicas nos ponen al mando de Jumpman con el que debemos escalar hasta donde se haya Donkey Kong evadiendo peligros y objetos que nos lanza el animal. El lanzamiento original tiene cuatro fases diferentes, bastantes para un juego de aquellos años, que consisten en:

  1. -El juego comienza poniendo a Jumpman en una estructura de obra formada por vigas torcidas que debe ascender evadiendo barriles y bolas de fuego.
  2. -En el segundo nivel el personaje debe escalar una estructura de cinco pisos evitando de nuevo las temidas bolas de fuego.
  3. -El tercer escenario exige al protagonista usar varios ascensores para alcanzar al gorila. De nuevo los peligros a evitar eran bolas de fuego que se mueven, además de una especie de yunques que nos lanzaba el animal.
  4. -En la fase final Jumpman tiene que retirar ocho tornillos que sujetan la estructura en la que Donkey Kong se encuentra. Al hacerlo nuestra mascota caerá y con ello salvaremos a Pauline.

Después del rescate el juego empezaba de nuevo con mayor dificultad y así contiuamente, excepto en las primeras versiones en las que debido a un fallo en la programación resultaba imposible pasar de la fase veintidós, pues el tiempo para finalizar la fase era inferior al mínimo necesario para superarla.

El juego tuvo muchas versiones en otros sistemas, la primera de ellas para Atari 2600 en 1982 y cuya adaptación estaba tanto gráfica como jugablemente muy recortada. La que tuve yo fue la de NES/Famicom, siendo uno de los juegos de lanzamiento de esta consola en 1983 en Japón, esta versión se acercaba más gráficamente al original; pero eliminaba la escena introductoria así como unos gráficos entre niveles que en el original indicaban los metros que habíamos logrado ascender. Pese a ello, era una versión muy fiel al original y era lo más parecido a tener el arcade en casa. Sin embargo, esta versión doméstica eliminó el segundo escenario, supongo que por limitaciones en el tamaño de la memoria de los cartuchos.

 

Por otro lado, el desarrollo del juego resulta muy interesante; a finales de la década de los 70 Nintendo no conseguía entrar en el mercado de EEUU tras intentarlo y fracasar con Radar Scope. La inversión en el desarrollo de esta placa arcade hizo que el presidente de la compañía ordenase convertirlas en algo que compensase las pérdidas. Encargando a Miyamoto, por entonces un joven diseñador, que crease un nuevo videojuego.

Tras un largo desarrollo el producto empezaba a tomar forma, los directivos se dieron cuenta de que tenía potencial para ser un gran éxito e informaron a Nintendo América a los que mandaron unas copias de prueba. Curiosamente los directivos de la compañía en EEUU no creían que fuese a triunfar, pero terminaron colocando dos maquinas en bares de Seattle. En un solo día se recaudó más que en una semana completa en cualquier otra recreativa. Finalmente en 1981 Donkey Kong sale al mercado con una fuerte demanda haciendo que en un sólo año la compañía exporte 60.000 unidades. No sólo fue un gran éxito como juego, supone también el primer triunfo internacional de Nintendo logrando asentarse en el mercado Americano y reinar en la industria toda la década de los ochenta y parte de la siguiente, destronando a una Atari que agonizaba.

La franquicia tuvo dos secuelas directas para recreativos y NES: Donkey Kong jr. y Donkey Kong 3 que cosecharon un buen éxito aunque inferior al primero. En el primero manejamos al hijo de Donkey Kong que en este caso debía salvar a su padre del encarcelamiento de Jumpman; en la tercera parte el protagonista era Stanley una especie de jardinero que debía proteger cinco flores de abejas que salían de unas colmenas, para ello se valía de un insecticida para defenderse y hacer subir a Donkey Kong por unas pértigas hasta que derribase los nidos de los enjambres.
En los noventa la saga volvería con la trilogía Donkey Kong Country en Supernintendo, unos plataformas con acción que usaba fondos digitalizados que simulaban escenarios 3D y que cosecharon un gran éxito entre la crítica y el público. A finales de esta década saldría Donkey Kong 64 que daba el salto a las tres dimensiones reales y que tiene tantos defensores como detractores, personalmente creo que hay plataformas 3D mejores en esta generación.

Donkey Kong 64

En el apartado de consolas portátiles el gorila y sus amigos también tuvieron una gran presencia, como adaptaciones para Game&Watch o GameBoy Advance. Pero también entregas originales como Donkey Kong de 1994 para la primera GameBoy que tomaba la formula del original y la ampliaba con nuevos niveles. Mientras que bajo el nombre de Donkey Kong Land se lanzó una trilogía de plataformas de acción para GameBoy que también gozó de gran éxito.

En el nuevo siglo la saga principal entró en un pequeño declive al no tener nuevos juegos importantes hasta que en 2010 Nintendo anunciaba Donkey Kong Country Returns para Wii y que posteriormente se adaptaría para la portátil 3DS. Le seguiría en 2014 una nueva entrega con la coletilla Tropical Freeze para WiiU y que en 2018 se relanzó para Nintendo Switch.

Entre medias también aparecieron muchos spin-off desde las carreras Diddy Kong Racing para N64 y Nintendo DS, la trilogía de ritmo de Donkey Konga o la mezcla de rompecabezas con plataformas de la saga Mario vs Donkey Kong.

Mario vs Donkey Kong Tipping Stars

La historia continua…

Como todos los juegos de entonces, la recreativa del Donkey Kong lleva una anotación de los puntos que el jugador consigue hasta perder todos los créditos. El actual récord está en 1.249.500 puntos logrados en Marzo del 2019.

Este récord tiene su historia y polémica sobre el que se han rodado documentales. Comienza en el año 1982 con Billy Mitchell poniendo la primera gran marca en los 874.300 puntos, entonces Steve Wiebe tras quedarse sin trabajo decide emplear el tiempo en batir la puntuación. Comienza entonces una reñida competición entre ambos en la que se van superando mutuamente hasta que en el nuevo siglo aparecen nuevos aspirantes como Hank Chien, Wes Copeland y Robbie Lakeman. Sin embargo, el actual récord pertenece a una nueva cara hasta ahora desconocida, John McCurdy, y que seguro dará mucho que hablar.

Sobre el primer campeón Billy Mitchell hay que decir que durante un tiempo volvió al primer puesto con cifras superiores al millón de puntos, pero posteriormente fueron anuladas al descubrirse que había usado emuladores para alcanzarla.

Para los más interesados en esta fantástica historia existe un documental llamado The King of Kong del año 2007. Evidentemente no está actualizado con los últimos competidores y sus marcas, pero sirve para conocer los inicios de esta curiosa lucha por ser el Rey de un juego que en 2021 cumplirá cuarenta años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
Facebook
Twitter