Hablemos de… Circuit Beat (1996)

Circuit Beat es un desconocido arcade de carreras desarrollado por Prism Arts en 1996 y que copia bastantes ideas e incluso estilo gráfico del exitoso arcade Ridge Racer.

Es un juego que técnicamente no destaca dentro de lo que acabaría llegando al catálogo de la primera PlayStation, pero que para su lanzamiento sin ser de los mejores; tampoco era de los peores y además tenía un buen rendimiento. Sin embargo, no lograba alcanzar la calidad de Ridge Racer y Rage Racer que por entonces eran las referencias del género en la consola. En cualquier caso, esto no sería un gran problema para disfrutar del producto de no ser porque sus principales carencias están en la jugabilidad; en un primer momento da la sensación de tener un control fácil, pero rápidamente se comprueba que la forma de tomar las curvas es dura y nada comparable al disfrute de los dos competidores citados. El último clavo al ataúd lo pone una dificultad incomprensible; al punto de que es imposible ganar o al menos yo no he sido capaz de posicionarme por encima del tercer puesto nunca.

Evidentemente el juego consiste en ganar carreras y, como en la mayoría de árcades de la época, hay una cuenta atrás de tiempo que se rellena al alcanzar puntos de control ubicados en el circuito, si llega a cero se termina la partida. Esta ha sido una mecánica que no me suele gustar en este tipo de juegos, al no dejar que el jugador termine el circuito aunque pierda para al menos poder practicar y aprender el trazado. Entiendo que su finalidad es alargar la duración de productos que iban cortos de contenido, en este caso sólo hay tres circuitos. Esto último no es un punto negativo único de Circuit Beat, una de las pocas críticas negativas que recibieron Ridge y Rage Racer fue su poca variedad de circuitos. En cuanto a modos de juego, tiene los tres más importantes de la época:

  • Race: Carrera donde el jugador compite contra cuatro oponentes manejados por la consola dando cuatro vueltas al circuito.
  • Battle: Consiste en lo mismo que el apartado anterior, pero los oponentes son sustituidos por las repeticiones de otros jugadores guardadas en una memory card. Es el modo más interesante en mi opinión.
  • Time Trial: Luchamos por conseguir los mejores tiempos.

El juego tampoco contaba con licencias para tener coches reales y el apartado sonoro cumplía a secas, en general hubiera podido ser una alternativa secundaria decente para los amantes de la velocidad arcade si la jugabilidad hubiera estado mejor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial