Hablemos de… Bonkers Wax Up! (1994)


La espeluznante Madame Who-Said ha atraído a Bonkers hasta su espeluznante Museo de Cera donde está convirtiendo famosos Toons en estatuas de cera. Ayuda a Bonkers a agacharse, esquivar y caminar a través de 6 niveles difíciles para encontrar a su amigo Lucky y salvar a los Toons de convertirse en objetos de cera caliente!

¿Espantoso? Tranquilidad, el juego es fiel al estilo cómico de la caricatura en la que se basa. Y aunque el escenario son mansiones encantadas con enemigos relacionados con el terror (momias, fantasmas, calaveras, arañas, etc.) todo sigue con una estética amigable. El juego tiene como objetivo la audiencia más infantil y, desafortunadamente, esto hace que sea un juego demasiado fácil sin demasiados desafíos.

La mecánica principal consiste en explorar a fondo mansiones con muchas escaleras, muros, enemigos y algunas plataformas para encontrar siete ¿plátanos? Supongo que es algo relacionado con la serie animada que no conozco. En todo caso esta idea es buena, apuesta por explorar un mapa de tamaño medio para encontrar elementos evitando o eliminando enemigos. Todo apunta a un buen y original plataformas, pero lamentablemente el desafío es inocuo, para empezar tenemos una barra de vida que nos permite recibir muchos ataques antes de morir y además los objetos que llenan la barra de vida abundan. Uno podría pensar que el desafío es encontrar los objetos ocultos orientándose sin un mapa, pero también aquí el juego facilita el camino porque al pausar el juego aparece una brújula cuya flecha apunta hacia el objeto más cercano.

Por otro lado, la caja dice que tiene seis niveles, pero lo cierto es que están divididos en bastantes subniveles y con un pequeño jefe fácil al final, lo que significa que a pesar de no tener dificultad el juego puede durar más de una hora. La variedad de mansiones y escenarios es de alabar, algunas se ven bien e incluso hay una fase en un vagoneta aunque un poco insípida.

Gráficamente tenemos un juego con unas animaciones dignas de elogio, en especial todas las que tiene el personaje principal. Los escenarios no son increíbles, pero se ven decentes y tienen detalles como los sillones donde podemos saltar más alto. El problema es que el juego no funciona con fluidez, no es injugable, pero tampoco es una experiencia agradable. Sobre la música, decir que tiene temas decentes y no suena mal, pero no sé porqué el juego no tiene efectos de sonido.

Si el juego fuera un poco más fluido y el reto un poco mayor el desafío podría ser interesante y divertido. Además, no se tuvo en cuenta la particularidad de que el Master System no tiene la pausa en el controlador a diferencia de GameGear, sistema del que procede el port, por lo que para acceder a la brújula en Master System hay que desplazarse hasta la consola. En definitiva, no es un buen juego en su sistema original, pero su adaptación a este sistema ensombrece sus pocas virtudes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
La Ley obliga a poner esta chorrada informándoos de que mi humilde página puede usar cookies que pueden recolectar pequeños datos privados para hacer que este sitio funcione. Mientras tanto otras megacompañías trafican y hacen millones con vuestros datos privados importantes.    Más información
Privacidad