Hablemos de… Beneath a Steel Sky (1994)

Beneath a steel sky (BASS) es una aventura gráfica clásica gracias a la compañía Revolution Software. En su lanzamiento fue recibida con críticas positivas de la prensa especializada y en el 2003 pasó a ser freeware (gratuito) y que podéis adquirir en GOG.

Su argumento nos lleva a Australia en un futuro distópico, donde Robert Foster cuando era niño sobrevivió a la colisión de su helicóptero tras precipitarse en medio del desierto; siendo adoptado por una tribu nómada que le enseñará todo lo necesario para sobrevivir, además de algunos conocimientos sobre mecánica y robótica. Cuando Foster se convierte en un hombre adulto, un nuevo helicóptero con soldados toma el lugar con la misión de llevarlo a Union City. Una vez allí, de nuevo, el helicóptero se estrella contra un edificio y el protagonista emprenda su huida.

El juego comienza con Foster intentando salir de Union City, ciudad gobernada por LINC, una inteligencia artificial que fue desarrollada para asesorar al Consejo de la ciudad, pero que paulatinamente fue adquiriendo todo el control gubernamental. Los acontecimientos harán que Robert abandona su objetivo de escapar por el de desvelar el oscuro secreto de LINC y la relación con su secuestro y pasado familiar.

En Beneath a Steel Sky se muestra un futuro donde los Estados ya no existen y la humanidad vive en ciudades-Estado. En muchas, como Union City, las empresas han tomado las riendas del gobierno y rigen la vida de los ciudadanos, llegando a considerarlos simples herramientas de producción sin preocuparse por su salud o bienestar. Además, las personas son clasificadas por rangos que cada individuo obtiene con su empleo y que determina el acceso o no a derechos como, por ejemplo, la libertad.

La tecnología es un elemento siempre presente e indirectamente se muestra como causante principal de toda esta nueva sociedad, así podemos ver como la ciudad está absolutamente industrializada y que LINC, un invento humano, ahora domina a los humanos gracias al control de las fuerzas de seguridad.

Resulta más que evidente todo el repertorio de grandes obras en las que está basado el juego, el citado sistema de rangos proviene de Un mundo feliz y la vigilancia y control total de toda la sociedad de la novela 1984. Además, el juego muestra la cultura de esta sociedad con montones de guiños al cine o música, entre los que destaca la censura impuesta a grupos como Led Zeppelin.

Jugablemente es cierto que no aportaba nada al género y que es tributaria de la exitosa formula SCUMM que impuso el primer Maniac Mansion; pero cumplía notablemente con todos los aspectos de diseño para ser un buen producto dejando como su punto fuerte su gran historia y el trasfondo y reflexiones que propone al jugador sobre las nuevas tecnologías o sociedades dispuestas a ceder su libertad a cambio de comodidades materiales, la grandes desigualdades sociales del neoliberalismo, etc.

No existe el juego perfecto, entre sus carencias hay que comentar el de una música cansina y desagradable; aunque lo cierto es que puede ser intencional para reforzar la idea de sociedad mecanizada que asfixia al ser humano; por otro lado se profundiza muy poco sobre su trasfondo y los sucesos que llevaron a la humanidad a este punto, se deje entrever las causas y se da a entender de la existencia de otras ciudades-Estado; pero dejando al jugador con la miel en los labios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial