Hablemos de… Batman Returns (1993) (Master System)

Batman es uno de los personajes más afortunados en sus adaptaciones de videojuegos ya que salvo algunas excepciones siempre ha sido bien tratado en ellas. Esta entrega es otro buen título del caballero oscuro, pero en general es un juego desconocido entre los fanáticos ya que fue exclusivo de Europa, algo bastante común en este sistema debido a su éxito comercial circunscrito a Brasil y algunos países europeos, lugares donde la máquina continuó recibiendo buenos desarrollos hasta mediados de los años 90.

Basado en la película que le da nombre, el juego representa a Batman en fases 2D donde predominan las plataformas y los saltos, aunque habrá enemigos y jefes finales a los que derrotar lanzando el batarang, destacando las apariciones de Catwoman y Pingüino. También hay power-ups que mejoran el alcance y velocidad del batarang o aumentando las vidas, en general hay bastantes vidas por lo que morir no significa empezar de cero sino que se continua en el mismo punto sin tener que repetir todo el nivel.

Pero lo más destacable de este Batman Returns es que ofrece algo muy interesante: elegir entre varias rutas para llegar al final. Para ganar el juego el jugador debe superar cinco zonas (cada una con varias fases y un jefe), pero al comienzo de cada zona el jugador tiene que elegir entre dos. Además las zonas de la ruta uno siempre serán más fáciles, mientras que las de la ruta dos serán muy difíciles. Esto ofrece una rejugabilidad bastante buena entre aquellos jugadores que quieren superar todas las fases del cartucho.

El título aprovecha al máximo el pad de dos botones, con el botón A se dispara el batarang y con el botón B se salta, manteniendo presionado el botón B después de realizar un salto hará que Batman planeé en el aire. Pero la mecánica estrella del juego es el uso de la batgarra que se activa con la doble pulsación del botón B, con ella Batman puede engancharse a farolas, plataformas o techos para trepar o columpiarse y realizar saltos lejanos. El uso de la cuerda será motivo de gran frustración en los momentos en que sea necesario usarla correctamente para saltar sin tocar el suelo como si se tratara de Spiderman, pero también es uno de los momentos más satisfactorios cuando se consigue. Afortunadamente en las fases fáciles no hay demasiados momentos complicados de este tipo.

La dificultad del juego dependerá de la elección de niveles, pero en general si se juegan las fases fáciles será un desafío agradable y rápido. El verdadero reto está en las fases difíciles donde no suele haber suelo y predomina el uso de la mecánica de la batgarra para desplazarse sin caer. En estos momentos el juego parece más un título de Spiderman y si se cambiaran los sprites este podría haber sido un buen juego de este personaje.

Gráficamente funciona bien, la mayoría de niveles tienen una estética oscura que encaja con Gotham. El diseño del protagonista es bueno y cuando camina mueve su capa, también resalta los niveles donde hay agua cuyo efecto está muy conseguido. La música está bien dentro de los estándares de una Master System, suena bien y se adapta a la acción aunque hay mejores juegos en el catálogo en este parámetro. Un pequeño apartado negativo, aunque perdonable, es que el juego apenas cuenta con escenas que narren los hechos dejando sin cohesión interna alguna las zonas y jefes que el jugador va superando. Supongo que pensaron que todos los que compraron este cartucho habrían visto la película.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
La Ley obliga a poner esta chorrada informándoos de que mi humilde página puede usar cookies que pueden recolectar pequeños datos privados para hacer que este sitio funcione. Mientras tanto otras megacompañías trafican y hacen millones con vuestros datos privados importantes.    Más información
Privacidad