Hablemos de… Alf (1989)

 

El peludo y famoso alienígena de los ochenta, también conocido por su afición a comer gatos, gozó de suficiente éxito en la televisión para ganarse algunas adaptaciones al videojuego, entre ellas una para Master System.

El objetivo es conseguir que Alf arregle su nave, para ello hay que buscar objetos y confrontar enemigos, lo que nos coloca ante un juego de aventuras de desplazamiento lateral que intenta replicar la formula de Metroid de alguna forma, pero no lo consigue debido a muchas carencias o problemas de diseño. En primer lugar, Alf muere de un golpe, esto provoca que sea uno de los juegos más difíciles del catálogo, pero podría aceptarse el reto y ser entretenido si las herramientas que se dan al jugador fueran acordes a la dificultad, en cambio lo que obtenemos es un personaje muy limitado en acciones defensivas u ofensivas (sólo hay un arma en todo el juego y no es precisamente buena) así como un mal control que obliga a que el personaje esté estático una pequeña fracción de segundo cada vez que se gira, esa breve parada será suficiente para provocar múltiples muertes por contacto con un enemigo.

Gráficamente es también de los peores juegos de su generación, tiene un diseño gráfico que por momentos recuerda a  aquellos juegos de Spectrum que se adaptaban a MSX aplicando sólo una mejora en la paleta de colores y bueno, a mayores el juego tiene fases con un scroll fluido al menos. Pero todo es demasiado cuadriculado y sencillo, tampoco es que sea importante, creo que el principal factor de porque Alf es un juego malo es lo que comenté en el primer parrafo, todo lo demás es simplemente la puntilla a una oportunidad desaprovechada.

En el sonido hay que criticar la ausencia de efectos de sonido y la música no es buena, tampoco horrible, pero la verdad que cansa al poco rato de empezar a jugar. No es uno de los apartados donde espere grandes cosas en esta consola nunca así que no me sorprende que este Alf no haga nada mejor que la media del catálogo.

El control es bueno, pero nada del otro mundo, pero cumple. Te mueves, saltas y abres puertas sin demasiada complicación con las pulsaciones en el pad, el único problema está en lo comentado sobre tener que darse la vuelta con el personaje.

Muchos dicen que es el peor juego de Master System de todos los tiempos, no lo sé, pero lo que sí tengo claro es que es un juego malo y es una pena porque el esqueleto de Alf tiene potencial, el juego es bastante grande con muchas zonas a explorar y al conseguir determinados objetos se puede acceder a zonas nuevas, las reglas básicas de un Metroid están aquí y de haberse hecho bien podría haber sido un imprescindible en un género que no abundaba en esta generación.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
La Ley obliga a poner esta chorrada informándoos de que mi humilde página puede usar cookies que pueden recolectar pequeños datos privados para hacer que este sitio funcione. Mientras tanto otras megacompañías trafican y hacen millones con vuestros datos privados importantes.    Más información
Privacidad