Hablemos de… Action Fighter (1986)

Action Fighter forma parte de los títulos de lanzamiento de Master System en Occidente, siendo también una conversión de un arcade cuya mecánica replica con precisión, pero optando por un apartado gráfico diferente.

El juego es una mezcla de fases conduciendo evitando o disparando a otros vehículos con otras fases estilo matamarcianos y siempre desde una perspectiva cenital. En las fases de conducción el jugador comienza en moto y tiene que ir recoger letras hasta transformarse en un coche, algo original y sorprendente si lo valoramos desde la perspectiva de un niño de la época. También hay unos camiones que otorgan mejores armas si el jugador monta en ellos, finalmente para acceder a las fases matarmarcianos se debe recoger suficientes letras para poder despegar y volar.

Todo es original y suena bien, pero hay algunos defectos que estropean un poco la experiencia. La primera es que al acelerar es muy complicado evadir los obstáculos sino se tiene unos grandes reflejos, la moto se coloca en la mitad del plano dejando muy poco campo visual por delante al jugador para poder reaccionar, esto obliga a ir a menor velocidad ya que cada colisión implica perder una vida. Por otro lado, las fases matamarcianos tampoco son perfectas, en su diseño pusieron nubes que pueden ser atravesadas para darle realismo, pero provoca que los enemigos y sus proyectiles se vuelvan invisibles intercaladamente, esto provoca también muertes innecesarias.

Sin embargo, si consigues entrenar tus reflejos en la fase de conducir y aprendes a calcular la trayectoria de todos los proyectiles que desaparecen en las nubes, puedes jugar y pasar el tiempo. No va a ser el mejor juego de conducción o disparos que puedas jugar en el catálogo de Master System, pero tampoco es el peor. Puedo imaginarme disfrutar de este juego de ser un jugador que estrena su consola con él en 1986, ya que, excepto Fantasy Zone, no había muchos mejores juegos de este género entonces.

Los gráficos son buenos para su año, bonitos y coloridos, sprites de buen tamaño y fondos decentes. Todo funciona sin ralentizaciones y con una buena cantidad de enemigos al mismo tiempo. En cuanto al sonido, hay sólo dos pistas de música principales que se repiten todo el tiempo dependiendo de si se juega una fase de conducción o una fase matamarcianos. No son malas melodías, pero uno puede terminar odiándolas por tener que escucharlas continuamente, supongo que en el tamaño del cartucho no permitía más variedad, pero podía, como otros títulos de la época, tomar en cuenta el silencio con sonidos FX como una melodía más que incorporar al repertorio. Y sobre los controles hay que decir que son buenos y sencillos, no hay mucho que comentar aquí, como en todos los juegos de disparos de estos años hay que presionar el botón de disparo repetidamente.

En resumen, un cartucho decente que aunque no es de mis favoritos es jugable si aceptas sus fallos y no es un mal producto si lo pones en perspectiva a su año de aparición, por ejemplo Spy Hunter en NES aparecerá después de más de un año.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
RSS
La Ley obliga a poner esta chorrada informándoos de que mi humilde página puede usar cookies que pueden recolectar pequeños datos privados para hacer que este sitio funcione. Mientras tanto otras megacompañías trafican y hacen millones con vuestros datos privados importantes.    Más información
Privacidad