Top 123 Nintendo 64

10. Tom Clancy’s Rainbow Six (1999) (4 jugadores)

Puede sorprender que haya elegido este como mi mejor FPS, pero me ha sorprendido por ser el único en ofrecer algo diferente ya que en lugar de buscar los tiroteos y acción directa apuesta por el sigilo y planificación táctica manejando un escuadrón de cuatro soldados con el que debíamos rescatar a rehenes empleando ataques precisos preferiblemente de un único disparo. Se puede controlar a los cuatros personajes jugando solo, pero lo mejor es jugarlo con amigos para coordinarse.


9. Super Smash Bros (1999) (4 jugadores)

Primer juego de la saga de lucha con personajes de franquicias de Nintendo que no se conformó con copiar las mecánicas que ya funcionaban en el género y apostó por un nuevo concepto jugable en los que los escenarios eran uno de los factores más importantes con trampas, plataformas, caídas, etc. Y donde el objetivo no es vaciar la vida de los rivales sino hacerlos caer fuera del escenario al vacío, ello será más fácil cuanto más daño previo les hayamos infligido ya que los hará menos pesados a la hora de empujarlos.


8. Mario Kart 64 (1996) (4 jugadores) 

MK64 es para mi el mejor juego de conducción arcade sin reglas de Nintendo 64. Es un juego de la primera hornada de la máquina y pese a ello luce bastante bien, su multijugador proporciona horas y horas de piques con amigos y si bien sus 16 circuitos pueden quedarse algo cortos en la actualidad, para su año de lanzamiento hay que admitir que eran bastantes.


7. Conker’s Bad Fur Day (2001) (4 jugadores)

Plataformas 3D de acción y puzles con una historia para adultos plagada de sexo, violencia, drogas, etc. Es el cartucho que más exprime las capacidades de N64 con unos escenarios nítidos y texturas deslumbrantes plagadas de detalles. Todos los personajes cuentan con animaciones faciales entre las que destacan las del protagonista para expresar sus estados de ánimo. Un apartado sonoro con un gran doblaje inglés y múltiples referencias cinematográficas en clave de humor ponen el broche de oro a un juego único e imprescindible al que sólo le puedo reprochar la dificultad absurda de algunas misiones.


6. The Legend of Zelda: Ocarina of Time (1998)

Primer juego de la saga en un mundo abierto en 3D, es una de las mejores aventuras épicas de la historia con un mapa enorme con emplazamientos variados y plagado de mazmorras que tenemos que explorar resolviendo puzles para adquirir nuevos objetos con los que derrotar en batallas emocionantes varios enemigos finales. Cuenta también con una de las mejores OST de todos los tiempos.


5. Resident Evil 2 (1999)

Segunda parte de la saga que impulsó el género de terror en los videojuegos, técnicamente al usar fondos pre-renderizados no es de los que más expriman la consola, pero sí las capacidades de almacenamiento del cartucho. Destaca por una historia para adultos con gore y violencia, grandes zonas de mapas que explorar plagados de trampas, enemigos y grandes rompecabezas; siendo lo más original la opción de jugar la historia con dos personajes en el orden que queramos, pero que afectaba a la trama aportándole rejugabilidad.


4. Ogre Battle 64: Person of Lordly Caliber (1999)

El rol es el género más débil de N64, sin embargo este es uno de los mejores de la generación. Estamos ante un RPG táctico en tiempo real donde tenemos que planificar y dar ordenes a nuestras tropas sobre el escenario para cumplir nuestros objetivos. Cuenta con una historia buena y la posibilidad de influir en ella tomando decisiones que determinarán cual de los seis finales posibles veremos. Su diseño gráfico es completamente en 2D, algo que quizás le afectó negativamente en su lanzamiento, pero que le ha permitido envejecer mejor que la mayoría de juegos 3D de su generación.


3. The Legend of Zelda: Majora’s Mask (2000)

El título más oscuro y raro de la franquicia, pero también uno de los más originales al proponer un bucle temporal de tres días con sus ciclos día-noche como pilar central de sus mecánicas. Tendremos siempre tres días dentro del juego para viajar hasta una mazmorra y lograr completarla, pero el tiempo afecta también a otros factores, especialmente a las rutinas de los NPC según la hora harán determinadas tareas siendo esto clave para encontrar y resolver multitud de misiones secundarias algo que Shenmue ya había hecho años antes de forma más profunda, pero que sorprende para las capacidades de N64.


2. Super Mario 64 (1996)

El primer plataformas 3D de la mascota de Nintendo es uno de los juegos más revolucionarios de la historia que sentó cátedra en diseño y jugabilidad de los por entonces primerizos juegos en tres dimensiones. Gráficamente destaca para su año y para ser uno de los primeros juegos de N64, pero lo realmente increíble es como dos décadas después sigue teniendo una jugabilidad cómoda para explorar a fondo sus coloridas y variadas fases en busca de las 120 estrellas escondidas.


1. Banjo Kazooie (1998)

Para mi el mejor juego de la consola, un genial plataformas 3D donde la exploración de grandes y originales escenarios está diseñada de una forma que siempre resulta divertida. Tiene el mejor equilibrio de rendimiento y calidad gráfica de la consola, un apartado sonoro de gran calidad y mucho humor en sus diálogos. Es cierto que bebe directamente del diseño, mecánicas y sistema de cámaras que introduce Super Mario 64; pero es de los pocos juegos que consigue mejorarlas y no ser un simple clon.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *