Top 108 Master System / Mark III

49. Cloud Master (1989) (1 jugador)

Nuevo aporte a los shooter de scroll horizontal, en esta ocasión protagonizado por Mike que montado en su nube voladora deberá derrotar a multitud de enemigos con sus bolas de fuego. Tiene unos sprites correctos, una dificultad tirando a alta y las fases se caracterizan por tener pequeños y grandes jefes.


48. Dr. Robotnik’s Mean Bean Machine  (1994) (2 jugadores)

Clon y la mejor aportación de la consola del famoso juego Puyo-Puyo, pero ambientado en el mundo de Sonic al ser nuestros rivales enemigos conocidos del erizo. Es un juego recomendado para cualquier amante de los juegos puzzle.


47. Sonic Chaos (1993) (1 jugador)

La tercera entrega de las plataformas de Sonic para Master System trajo consigo muchas novedades como la posibilidad de jugar con Tails y su poder de volar o un superior apartado gráfico comparado con las anteriores entregas de esta consola por contra el juego a veces se ralentiza y su dificultad es bastante baja.


46. Chuck Rock II: Son of Chuck (1993) (1 jugador)

La primera entrega fue bastante nefasta en Master System así que cuando probé esta secuela me sorprendió. Debemos rescatar a Chuck controlando a su hijo, un bebé troglodita, por diversas fases donde predominan las plataformas y la acción, destacando un gran apartado gráfico y variedad de situaciones y enemigos.


45. Operation Wolf (1990) (1 jugador)

Uno de los shooter en raíles más populares y que a más sistemas se adaptó, entre ellos Master System y su pistola de luz. Como la mayoría de este tipo de juegos, deberemos disparar a los enemigos y proteger a los inocentes. Destaca por su alta violencia para la época y una longitud decente dentro de su género, pero con un mal apartado sonoro en esta versión.


44. Mortal Kombat (1993) (2 jugadores)

La tres primeras entregas de la saga de lucha gore fueron adaptadas a esta consola y la mayoría coincide en que fue la segunda parte la mejor de todas las que recibió. Sin embargo, a mi me gusta más esta porque tiene una mayor fluidez en combate y aunque tenga menos luchadores y animaciones para mi es más importante lo primero.


43. Out Run (1987) (1 jugador)

El mejor juego de carreras de coches de la consola para mi. En la actualidad es mucho más recomendable jugar a cualquiera de sus versiones en sistemas más potentes, pero esta adaptación destaca dentro del catálogo de la consola por méritos propios. Buena jugabilidad y sensación de velocidad, sólo se le puede reprochar un pobre apartado sonoro.


42. The New Zealand Story (1992) (1 jugador)

La adaptación a Master System es gráficamente muy superior a la de NES, pero tiene peor control siendo más impreciso. También tiene una dificultad más elevada al no contar con continúes. Pero sigue siendo un buen juego de plataformas y shooter dentro de este catálogo.


41. Alex Kidd in Shinobi World (1990) (1 jugador)

La por entonces mascota de SEGA protagonizó un homenaje más infantil del juego Shinobi. Combina bien elementos de plataformas con acción ninja y tiene una variedad de movimientos, ataques y múltiples guiños al juego original que lo convierten en un juego muy divertido.


40. Ys: The Vanished Omens (1988) (1 jugador)

La franquicia Ys ha perdurado hasta nuestros días con multitud de entregas. Master System recibió la primera entrega, es un juego que no deja indiferente a nadie debido a su sistema de combate que se maneja sólo con la cruceta, es decir podemos combatir con una sola mano.


39. Lemmings (1992) (1 jugador)

Los lemming son unas criaturas que sólo saben caminar y rebotar contra obstáculos y obedecer nuestras ordenes. Bajo esta premisa el juego nos propone llevarlos a salvo hasta el final de cada nivel dándoles ordenes como escavar o construir escaleras.


38. Asterix and the Secret Mission (1993) (1 jugador)

El segundo juego de los galos llegó a Master System como una buena continuación de lo mostrado en la primera parte: plataformas con una curva de dificultad bien equilibrada y la posibilidad de elegir si jugar con Obelix o Asterix; teniendo cada uno sus propias habilidades.


37. Bram Stoker’s Dracula (1993) (1 jugador)

Un plataformas de acción que sin llegar a destacar en ningún apartado ni innovar podemos considerarlo un juego notable en su conjunto. Tiene fases con una dificultad buena, variedad de armas y uno de los controles más suaves y precisos del catálogo. No llega a la grandeza de Castlevania, pero es un sucedáneo aceptable.


36. California Games (1989) (1 jugador)

Una colección de deportes urbanos y veraniegos como surf, skate, lanzamiento de discos, etc. Todos tienen un manejo sencillo una vez se aprenden sus controles y permite competir por turnos con hasta ocho amigos. El juego fue un rotundo éxito y salió para multitud de sistemas.


35. Submarine Attack (1990) (1 jugador)

Esta consola tuvo varios shooters de gran calidad y este es uno de ellos que además no es tan conocido. Manejamos a un submarino militar con la misión de encontrar la criatura que está causando desapariciones en alta mar. Para ello el control será como en otros shooter y deberemos derrotar montones de enemigos hasta llegar a los jefes finales. Todo ello con un cuidado aspecto artístico que plasma de forma acertada las profundidades marinas.


34. Wonder Boy (1987) (1 jugador)

Plataformas de mecánicas divertidas, la principal será alcanzar el final de cada fase antes de que se termine la clásica barra de tiempo; pero para ello será imprescindible recoger alimentos que la rellenen por el camino. Su éxito fue enorme y propicio el nacimiento de la saga Adventure Island.


33. Shinobi (1988) (1 jugador)

Uno de los mejores juegos de acción ninja y competencia directa de Ninja Gaiden. Estamos ante una gran adaptación de la recreativa original donde deberemos avanzar en fases eliminando terroristas y rescatando rehenes para acceder a niveles bonus. Tampoco faltarán los clásicos jefes finales de cada zona.


32. Road Rash (1994) (1 jugador)

Simulador de carreras de motos con un tono agresivo por la posibilidad de agredir a nuestros adversarios y con cambios de rasante en el trazado de la carretera bien implementados. Se trata de un port de Megadrive, pero que sobresale entre los juegos de carreras 8 bits.

 


31. Power Strike a.k.a Aleste (1988) (1 jugador)

Shoot’em up vertical en el que tenemos que derrotar a multitud de enemigos hasta el final del recorrido donde enfrentarnos al clásico jefe. Todo ello con el típico sistema de armamento y mejoras del género. Destaca por una acción frenética en pantalla y una dificultad alta.


30. Golvellius: Valley of Doom (1988) (1 jugador)

Otro clon de Zelda, pero con un mapeado mucho más extenso y variedad de niveles así como un mejor apartado técnico. Por contra peca de niveles que acaban por volverse repetitivos y la ausencia de un sistema de guardado o password lo convierten en un juego complicado de terminar si no se juega en emulador.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *